¿Por qué compartir lo escrito?

¿Por qué compartir lo escrito? Siempre he tenido esa sensación de que lo que yo pueda decir no es para tanto, nada que la gente no sepa ya, o temo pecar de cursi, debería ser solo para mí. La sensación de no tener la capacidad que tienen los otros o de que mis reflexiones no son tan interesantes. Y de ahí surgen las ganas de valorar, de darme al menos la oportunidad que nunca me doy, ya que sin ese primer paso de creer en lo que uno mismo puede llegar a hacer, no puede surgir nada. Siempre me he pasado de “no mostrar” de mí por no confiar, y siempre he tenido la duda de qué pasaría si creyera más.
Como hacen otros.
Porque TODO el mundo habla. Opina. Comparte. De aquí sale mi primera motivación para compartir ¿por qué yo no? ¿por qué quedármelo solo para mi, cuando mis palabras quizás resuenan en otros, pueden ser interesantes y pueden ayudar de algún modo?

Y de este mismo lugar sale también la duda. ¿Por qué compartir lo escrito, cuando ya todos lo hacen? ¿no tenemos una necesidad hoy en día de destacar, de sentirnos reconocidos, de que se escuche nuestra voz, quizás de una forma algo “obsesiva”? De repente un macro despertar impulsado por esa voz de la autoayuda, crecimiento personal y coaches nos dice que todos valemos, que nuestra voz cuenta y que tenemos que compartirlo con el mundo. ¿Cuánto de ego hay ahí? ¿En qué momento ese aumento de la autoestima que muchos necesitamos debería contentarse, dejar de decirle al mundo lo que has aprendido y sobre lo que has reflexionado, más que cuando surge el momento adecuado para ello?

Y de ahí, otra duda. Todo lo importante, ya está ahí. Esas grandes verdades, revelaciones, reflexiones que te deberían cambiar radicalmente la vida, te han llegado mil veces ya, ya sea en forma de libro, cita compartida en facebook, charla. Y nada de eso vale, cuando te viene de fuera.

Cuántas veces habré tenido una de esas revelaciones a partir de una experiencia propia o simplemente surgida de mi silencio y meditación, momentos en que de repente ves algo tan claro y sientes que a partir de ese momento ya está integrado en ti, lo vas a recordar y con suerte poner en practica. Y entonces recuerdo que lo he oído y leído mil veces. Libros, abuelas, filósofos, películas. Pero solo en ese momento cobra sentido.

No importa cuántas veces, solo vale realmente cuando surge de ti, de tu propio aprendizaje y reflexión. Se pueden incluso resumir en una palabra, de lo simples que suelen ser. Pero solo cuando es el momento, lo comprendes de verdad. Por eso los libros de auto ayuda no suelen servir de mucho. Y es normal, vivimos acribillados por información, y sobre cómo vivir y ser felices, no nos falta. Pero no importa, solo al experimentarlo, solo cuando toca, lo entiendes. No podemos saltarnos toda la vida de acumular sabiduría, experiencia tras experiencia, no funciona así, aunque así lo queramos hoy en día. Ya puedes leerlo en todos los libros que quieras, que seguramente lo vas a entender de verdad, como dicen, justo antes de morir.

Entonces, ¿por qué compartir las reflexiones escritas? A nadie creo que vaya a cambiarle la vida solo por leerlo en boca de otra persona. ¿Por qué compartir, si no es porque se tiene una gran don con la escritura? Y es cierto que todo se ha dicho, pero cada uno tiene una forma distinta de hacerlo. A veces no es el mensaje, si no la voz.

¿Y por qué sentirme mal por ello? Que la información sea librees un gran logro. Pero por ahora es una excusa para sentarme a escribir un poco mejor y recopilar escritos de decenas de libretas acumuladas, a los que nunca le he dado más importancia que la ayuda de seguir el hilo de mis pensamientos. Y de vez en cuando volver a ellos y regodearme de lo aprendido y lo lejos que me quedan ahora algunas de aquellas dudas y problemas.

Lo hago, sobre todo, para demostrarme algo. Que ni si quiera es que puedo escribir bien, ya que sospecho que es una excusa, una práctica previa a mucho más de lo que quiero mostrar que nunca me he atrevido y sigo sin hacer. Que será mucho más difícil que escribir escondida tras una pantalla.

3 comentarios sobre “¿Por qué compartir lo escrito?

Agrega el tuyo

  1. Me ha encantado leerte. Es la primera pregunta que uno se hace, al menos yo lo hice, cuando empiezas a escribir en un blog.

    Igual es una mezcla donde habla el ego queriendo que le escuchen, pero también he aprendido escribiendo por aquí, que pones en orden las ideas, por eso, al escribir, no solo tiendes a mejorar tu escritura en sí misma, sino a ordenar la cabeza por el camino. Al menos esa está siendo mi experiencia, un saludo y gracias por pasarte por mi blog. Así he podido llegar al tuyo .

    Nos leemos 😉🍀.

    Le gusta a 1 persona

  2. Felicidades y sigue escribiendo, que mantener la costumbre es tan difícil como dar el primer paso.

    Como dices, realmente no importa que todo esté dicho, cada visión es diferente y puede ser interesante. Quizá lo importante no es tanto que pueda interesar a otros, sino el paso de creer/darnos cuenta que lo nuestro tiene valor, independientemente de la acogida que tenga.

    Le gusta a 2 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: