Violencia es negar lo que eres

No es mi culpa. Ni hay nada intrínsecamente mal en mí. O al menos, no solo en mí.

A veces me he desesperado, sin entender. Sin entender por qué tanta confusión y contradicción en mí. Por qué es tan difícil a veces escoger, tan difícil saber si quieres algo o no, si te gusta o no. Saber qué necesitas y qué deseas. Y es que hacemos racional aquello que debería surgir del deseo e instinto. Estamos desconectados de lo orgánico, de lo natural, del cuerpo que sabe qué necesita, del cuerpo espontáneo que fluye con su sabiduría.

Vivimos en contradicción porque no vivimos como nuestra existencia debería, y según una serie de normas que nada tienen que ver con nuestra naturaleza como seres humanos, animales, mamíferos. Desde bien pequeñxs, desde el minuto uno, la cultura se entromete, haciendo creer a la madre que no sabría cómo hacerlo, sin la mano externa. ¿Decimos ser el animal más inteligente y somos el único animal que no sabe parir? ¿El único bebé que no sabe encontrar la fuente de alimento? Desde el minuto cero, separación con el deseo más básico de la vida.

Y de la desconfianza de tu propia naturaleza y tu propio cuerpo, a la duda de cada paso que sigue.

Y de ahí, más confusión, ya que a esto le siguen muchos “no”, que tampoco vas a comprender y van a confundir más a tu cuerpo animal. Nos adaptamos fabulosamente, sí, pero esto tiene que traer consecuencias. Vivir forzosamente desconectados del deseo, el instinto, la sexualidad, no podría ser muy bueno para nadie.

Pero por suerte, su fuerza es la de la vida autoproclamándose, queriendo ser vivida. Es quizás la más potente que pueda existir. No creo que haya civilización y normas que acaben ganando a la larga, que anulen este deseo loco de redescubrir el animal sexual que somos, que borren toda la sabiduría que hay en nosotrxs. No puede haber orden que nos haga olvidar nuestro programa.

Volver a ser animales no es volver a la violencia, como algunos creen. Violencia es lo que surge de la separación y represión, de la confusión y el sufrimiento de no dejar la vida florecer como ella sabe hacer. Sin manipular, sin frenar, sin separar lo inseparable, perdiendo el contacto, perdiendo la sexualidad y el deseo, perdiendo el juego TAN rápido, olvidando la grandiosidad del amor primordial, el más importante. Nacer, y que te dejen en el pecho de tu madre. Para sentir que estás en tu lugar, en casa, y siempre lo estarás.

…la vida no es incompatible con la tecnología o la industria, una civilización puede ser todo lo compleja que se quiera, sólo tiene que respetar lo básico de la vida para que sea sostenible. Nuestra civilización patriarcal no es sostenible porque impide el modo de funcionar básico de la vida.” Casilda Rodrigáñez

2 comentarios sobre “Violencia es negar lo que eres

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: