Tenemos que hablar

Tenemos que hablar, y mucho.

Para no levantarnos un día y creer no conocernos.

Tenemos que hablar, cada noche,

para cuando lo demás se vaya.

Cuando ese amor fácil y fluido se disipe,

y nos hayamos quedado sin haber construido nada,

confiando en la magia, creyendo en las películas.

Para tener mucho más que eso, quiero conocerte cada día un poco más,

tanto que lo demás no sea nuestro pilar, sino la historia que nos creó, la primera pieza de nuestro hogar.

Hablarnos, cada noche, de todo lo crucial de la vida

Saber qué piensas, qué temes, qué deseas

No dejarlo al azar, a lo que surja

que esto parece rodar ahora, al principio, pero requiere presencia

requiere preguntas y respuestas.

Para que no nos atrape el tiempo a traición y nos asustemos al vernos y no entendernos

con todo el tiempo que tenemos, no lo malgastemos por la absurda confianza en el efímero romance

Pregúntame, cada noche, como deshojando una flor.

Tenemos que relatarnos hasta quedarnos sin palabras.

Tenemos que hablar. Y mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: