Ciudad

Caminando sin parar, a la velocidad de la ciudad,

veo sus edificios reflejados en un charquito de agua,

del revés y moviéndose más rápido que mis pasos.

Una ilusión óptica me hace encogerme al creer ver que se arremolinan y caen sobre mí.

También aquí el universo nos hace de las suyas.

Saltan chispas y nacen flores al mismo ritmo.

Miradas se escurren entre días asfaltados.

Miradas que apenas dejamos salir, y apenas dejamos llegar a su destino.

Por miedo.

Miedo que el cemento aviva como aire al fuego.

Pero también aquí la vida, va haciendo de las suyas.

Intentando trepar como hiedra y romper los suelos que la aprisionan.

También aquí, mientras haya vida, hay espacio para la magia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: