Todo se te ha dado

 

Todo se te ha dado.

Antes, la nada.

Todo lo que ves, lo que tienes podría, simplemente, no ser.

Todo podría ser nada.

Puedes querer más, desear, imaginar algo mejor. Siempre podemos, nuestra mente es muy creativa. Y está bien, nos es útil para avanzar.

Pero en estos momentos en que no puedes más que pensar en lo que no tienes, no has conseguido, a lo que no llegas, lo que te falta…siempre va bien recordar esto.

Lo que tienes, cada momento que vives, sientes, podría no haber sido. Por mucho que siempre puedas imaginar algo mejor de lo que es, algo más perfecto, recuerda que esto podría, también, no ser. Tu todo imperfecto podría ser absolutamente nada.

Lo que para ti es nada, podría ser todo para alguien más. Pero eso no importa mucho ahora, cada mente se crea sus ideales, lejanos siempre de donde está. Lo importante es que esto, aquí, podría también no ser, y no lo ves.

Igual que la Tierra que pisas, que tanto condenamos, lo más probable es que nunca hubiese sido. Que esos granos de polvo flotando en el espacio no se hubieran acumulado hasta formar la Tierra, el Sol y la Luna en una distancia perfecta y única para su permanencia, o que ningún meteorito se hubiera chocado trayendo el agua que necesitaba la vida para surgir en un ambiente tan hostil. Y esta vida, imperfecta, podría simplemente nunca haber sido.

Que estés aquí, no es tan obvio, de hecho es bastante raro. Un superviviente entre millones, mucha suerte. Y solo la unión casual de todos tus ancestros te traen aquí hoy, tal y como eres. Que estemos aquí no es tan normal, muy raro, pero estamos. Te guste o no la realidad que ves, es extraordinario que existas para percibirla. Que formes parte de ella. No se trata de que fuerces una alegría inmensa y constante por esto, no es posible, lo que sientas está siempre bien. Pero ante esa insatisfacción por no llegar, no hacer suficiente, no lograr todo lo que podrías, no está mal recordarlo.

Imagina, no habría mente que se pudiera quejar, queriendo más, no habría realidad, porque nada la percibiría. Nada imaginable. Nadie detrás. Nada que mejorar. Nada perdido, nada conseguido.  Nada sería, para ti. Nada faltaría.

Viniendo de la nada, nada más que lo básico debería faltarte. Porque todo se te ha dado. No perdemos porque no teníamos nada. Todo aquello que crees que has conseguido tú, solo hace falta ir un poco atrás, para tener que agradecérselo a infinidad de seres. Y si vas más atrás, nada. Así que todo es ganado. Todo es conseguido. Nada se ha perdido.

Cuando la insatisfacción te reconcoma, recuerda siempre que la otra opción, era la nada. Pero en cambio estás, contra todo absurdo, eres. Y cuando necesites encontrar algo más grande, propósitos o planes que te llenen, que le den un sentido mayor a lo que estás viviendo, recuerda que ya es mucho, si en esta extraordinaria e insólita oportunidad que se te ha brindado, mantienes viva esa llama, la capacidad moverte desde el amor y confianza, desde la bondad de desear lo mejor para lxs demás y hacer lo que esté en tus manos para ello. De estar aquí para aprender con ese fin. Que no se pierda esa esperanza. Y pasarlo, pasarlo a tantos seres como puedas. Que no se apague, que siga y se expanda. Que la nada inevitable que volverá a venir, deje un todo detrás que valga la pena.

Anuncios

13 comentarios sobre “Todo se te ha dado

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: